martes, 19 de abril de 2011

La angustia que (me) horada


Si hay algo que no puedo concebir cuando pienso acerca de la muerte, es esa impensable nada que necesariamente tiene que seguir a la vida.
¿Por qué necesariamente? Porque no puedo pensar en nada más.