sábado, 2 de junio de 2012

Habermas


El modo que la filosofía tiene de permanecer fiel a su gran tradición, es renegar de ella. La idea de que la verdad de los enunciados está ligada en última instancia a la intención de una vida verdadera, es algo que hoy ya no cabe salvar ni conservar sobre las ruinas de la ontología. Pero también la filosofía que se percata de esto seguirá siendo no más que una especialidad al lado de las ciencias y de espaldas a la conciencia pública, mientras como heredera de la tradición de la que ella críticamente se ha desprendido, no perviva sino en la autocomprensión positivista de las ciencias.

Habermas (1965), Conocimiento e interés.

No hay comentarios:

Publicar un comentario