domingo, 19 de julio de 2009

Apología a la memoria (o por qué estudiar filosofía)


Muchos me preguntan por qué estudio filosofía.
Muchos se preguntan por qué tienen que estudiar filosofía.
Claro, cómo no se van a preguntar el fin de estudiar lo que dijeron unos tipos hace más de 2000 años. La pregunta es totalmente válida porque, además, eso no te lo enseñan en la escuela. En ella nos tiran un montón de datos de “cultura general” para que podamos hablar como “personas civilizadas”. Como si eso fuese lo que realmente importa. Yo sé que soy una estudiante que recién empieza a formarse, pero también sé que ése no es el fin (objeto) de la filosofía.
¿Cómo podemos pensar el mundo de hoy (desde cualquier perspectiva) si ni siquiera sabemos (o por lo menos nos planteamos) lo que somos, por qué queremos lo que queremos o por qué estamos en donde estamos?
Eso que dijeron algunos hace más de 2000 años influyeron notablemente en lo que somos hoy. Porque gente como Sócrates, Platón o Aristóteles (por nombrar a los que todos escuchamos alguna vez) plantearon una idea de hombre que, si bien hoy es leída desde numerosas perspectivas, tuvieron muchísimo peso en las concepciones subsiguientes a pesar de los cambios y rupturas que se fueron dando a lo largo de la historia. Pero si se pretende comprender cómo es que se dieron esos cambios, una forma de hacerlo (que creo que enriquece la comprensión) es estudiar cómo influyeron los diversos pensadores en cada época y cómo fue recibido su pensamiento a medida que fue pasando el tiempo. En una palabra, si buscamos entender lo que somos hoy es interesante remontarnos a lo que fuimos ayer. Pero no hay que olvidar que lo que sucedió ayer no pasó porque tenía que pasar, sino que había un abanico de oportunidades. Sí, pasó lo que pasó. Pero no era absolutamente necesario que sucediera así. Si podemos entender esto, nos damos cuenta de que el futuro es también un abanico. Y depende de cada uno de nosotros lo que suceda en el futuro. Es nuestra responsabilidad entender lo que pasa hoy para poder proyectarnos mañana.
Depende de todos y cada uno de nosotros.
Muchos me preguntan por qué estudio filosofía.
Muchos se preguntan por qué tienen que estudiar filosofía.

3 comentarios:

  1. Yo ya estoy en la carrera (y justamente me encuentro con este posteo por estar resumiendo análisis del texto), por eso quizá no valga demasiado mi comentario... pero me convenciste, son (somos) "una maza" los (futuros) filósofos.

    ResponderEliminar
  2. Las preguntas que siempre se nos hacen tienen que ver con una concepción del estudio como medio de formarse para un futuro trabajo, siempre se piensa que estudiamos algo que luego nos servirá como profesión y la verdad es que creo que en eso estamos muy errados.
    El problema(y es un serio problema)es que siempre se piensa el trabajo de uno antes que el estudio y es eso justamente a lo que me opongo, la pregunta nos puede llevar a una respuesta diferente si pensamos en lo que nos hace bien y es que por mi parte no estudio filosofía porque el día de mañana quiera pasearme por ámbitos académicos dando clases de sabiduría ni nada de eso, no estudio para dar conferencias en salones donde abundan los viejos que están aburridos en sus casas y deciden ir a esos lugares para luego contarles historias locas a sus nietitos cuando vengan a visitarlos, no, estudio filosofía simplemente porque me gusta, porque haciendo eso me siento bien (aunque muchas veces la pase mal creo que me siento bien estando mal) y es simplemente eso, no estudiamos filosofía porque queremos ser licenciados ni filósofos ni nada, estudiamos filosofía porque nos gusta ¿y de qué trabajamos? de nada, si tenemos plata.

    Suerte compa!!

    ResponderEliminar
  3. Y es que ahí está la cosa! Todo el mundo te dice "Ahh... filosofía... y qué pensás hacer con eso?" Como si carreras como medicina, abogacía o contaduría te aseguraran un futuro. Por lo menos podemos decir que nos apasiona lo que estudiamos, aunque de vez en cuando tengamos que tragar sapos.

    PD: hoy se cumple un aniversario más de la muerte del negro. De luto.

    ResponderEliminar