martes, 16 de junio de 2009

El ciudadano "apolítico"



Se vienen las elecciones amigos. Les voy a dejar un texto para que lo piensen:

.


El auge del ciudadano “apolítico”
por Orlando Barone


El ciudadano apolítico es político y todavía más que el político. Pero no lo reconoce, o lo que es peor: no lo sabe.
S
e aparta de cualquier filiación partidaria agitando la bandera Argentina.
Aún votando lo hace a disgusto y enseguida que vota se arrepiente.
Si por él fuera el voto sería calificado. Y él se incluiría como votante.
Habla con desprecio de los políticos; y aún más de quienes están en funciones públicas.
Y proclama que ningún gobierno le dio nada y que es más lo que le quitan.
Es proclive a creer en cualquier dicho o rumor que descalifique a un gobernante o lo acuse de corrupto.
El c
iudadano apolítico repite frases como que “los que no trabajan es porque no quieren”. “Los sindicalistas son una manga de ladrones”. o “ Aquí lo que hace falta es disciplina”.
Extraña el orden de las dictaduras. Y no entiende que haya que esclarecer tragedias del pasado.
El ciudadano apolítico se horroriza más por la inseguridad que por el origen social que la provoca. Se aterra más ante un delincuente morocho que ante uno rubio. Aún siendo él morocho.
Podría aplaudir un linchamiento sin juez, solo por sospechar del ajusticiado.
Renie
ga de los fallos que no condenen a cadena perpetua y desprecia a los abogados defensores.
Le atraen los líderes episódicos que enfrentan al poder público con rigor cívico; así como los líderes populares le parecen ramplones.
Cree en Dios, pero descree de quienes creen en otros dioses, o no creen.
Pregona no tener prejuicios contra nadie salvo contra los que se los merecen.
Piensa que hay demasiada inmigración que no es la apropiada. Considera también inapropiados a los homosexuales, travestis y prostitutas.
Sólo sale a la calle cíclicamente por arrebatos que él llama espontáneos, aunque se autocon
voque con intención por cadena de Internet o por teléfono. Nunca esos arrebatos expresan demandas laborales y nunca coinciden con los trabajadores.
Siente placer en demostrar descontento público. Y que esa demostración luzca diferente a las otras marchas de gente heterogénea y desordenada a la que traen de cualquier parte. Por eso protesta por el barrio; para que al lado suyo estén otros como él: no distintos.
Cree no estar ideologizado: no comprende que su apoliticismo es ya una ideología.
Solo sabe quienes son los enemigos: llevan la marca en el orillo: siempre hablan de la desigualdad y la pobreza.
Está seguro que el país sería mejor sin políticos, sin vagos , sin delincuentes, y sin razas indeseab
les. Pero no explica cómo lo conseguiría y quien estaría a cargo del diseño.
Acaso imagina un gran gerente nórdico, y un gabinete de técnicos impolutos que gobernaran con un barbijo.
El ciudadano apolítico presume estar en una posición neutra en el centro perfecto.
Pero está a la derecha.

.
Me acuerdo que cuando leí este texto me acordé de que una profesora siempre nos decía "A la historia la hacemos todos, ya sea por acción, ya sea por omisión. Lo mejor, claro, es hacerla por acción".

Ya he escuchado y leído de nuevo eso de "Anulá, votá en blanco o ni vayas". Debo admitir que me muero de bronca cada vez que veo un cartel así. Años sin poder votar en la Argentina como para que ahora... en fin. Otra profesora siempre nos decía que para ella votar es una fiesta.
Votemos, y votemos con ganas. Pero votemos informados y no a cualquiera.
Y si no votan che, agua y ajo.
.
PD: gracias Alejandra Gauna y Rosa Ferrer. Y gracias Cammi por acercarme el texto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario