miércoles, 18 de febrero de 2009

Cajita de sugus de limón


Lo que fue, lo que es, lo que ya no será. Una noche casi sin sueño por esa frase. Qué horrible, pensé, no entender cada uno de esos momentos cuando los estamos pasando. Y sin embargo… Sin embargo son dificilísimos de aceptar, entender, pensar con mente fría. Y lo que es más duro es saber cómo manejar esos tres momentos. Lo que fue. Eso es lo más lindo. Generalmente cuando uno se refiere a eso, fue una hermosa época pasada que anhelamos. Lo que es. La realidad, el ahora. Eso es bastante espantoso muchas veces. Pero lo peor de todo es Lo que ya no será, porque hay que aprender a aceptar que listo, que ya está, que ya terminó. Que por el bien de ambos no hay que seguir, ni volver, porque nunca se va a repetir lo que fue.

5 comentarios:

  1. mmm... lo que fue... lo que ya no será...
    yo le agregaría "lo que pudo ser", cosa tristísima.
    y lo que es... no existe, constantemente se convierte en "lo que fue"

    ResponderEliminar
  2. me encanta el titulo del blog, con respecto al texto, los buenos momentos son buenos porque son irrepetibles

    ResponderEliminar
  3. sí, muy bonito el título del blog.

    A mí la cuestión del tiempo, de lo que ya no será, en definitiva lo irreversible, me obsesiona particularmente.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Conicido con eclipse... odio el "lo que pudo ser", lo odio :(

    ResponderEliminar
  5. Hay tantos modos del SER...
    Pero coincido: "lo que ya no será" es terrible, más si uno quiere que siga siendo...

    ("La sombra del viento" es un libro gigante! Me encantó Fermin!)

    ResponderEliminar